M+30: Slackline

Status:
Improvisar una actividad: Check!
Tener un golpe de suerte: Check
Intentarlo hasta que me duelan los pies: Check!
Escribir en fases un post: Check!

Esta semana es mi primera semana en Caracas. Hace ocho años que no pisaba estas tierras. Las echaba de menos.

Sigo impactada con el sol a las 6 de la mañana, con el azul del cielo… Estoy cautivada por los loros y su plumaje verde. Tres cosas sencillas que en suma extrañaba a rabiar. Pero hoy es un día genial. Hoy me viene a buscar mi amigo de infancia Glenn, para pasar unos días en su casa. Nos vamos a Maracay, para quedarme dos o tres días a pie de montaña. No tengo muy claros los planes en realidad, además obviamente de pasar algo de tiempo con él y ponernos al día con nuestras historias. Me alegra ir y llevo en mente improvisar el M+30 allí.

Hay sitios que pertenecen un poco a nuestras existencias, y estar aquí me recuerda varios momentos de mi infancia y otros tantos de mi adolescencia. Es bonito volver a pisar los lugares que significan algo en nuestras historias. De esta casa recuerdo siempre, una paella que hicimos con mis padres y los de Glencho, muchos años más tarde recuerdo los juegos al escondite y aún más años después recuerdo a Ginger preparándome un batido y dejándome probar como grabar con un dremmel sobre unas pequeñas piezas de bronce. Todos son recuerdos muy felices, junto a personas que me son profundamente queridas.

Estos días Glencho se ha ido a trabajar en las mañanas, y yo he aprovechado para trabajar en mis proyectos, para escaparme a pasear por el río y sentarme un poco al sol. En este viaje a Venezuela estoy obsesiva con el sol (aunque lo más probable es que vuelva a España igual de pálida que llegué)… pero agradezco infinito sentarme al sol, que el aire me de en la cara… noto como algunas penas desaparecen, casi-casi diría que se desvanecen.  Además aquí no hay tres loros tímidos cruzando el cielo, hay bandadas que gritan su alegría y en las mañanas me despiertan las guacharacas. Sentiré nostalgia con el tiempo cuando piense en estos sonidos.M+30_Slackline_006El resto del día es bastante tranquilo, la perrita de la familia me acompaña a todas partes y se echa a mi lado, salgo al patio a ratos, avanzo mis deberes de vacaciones desde la mesa de la cocina. Hay un relativo silencio, solo se oye la montaña y un poco el eco del agua. Es perfecto para trabajar en realidad. También pongo música… estoy enganchada a Jack Johnson hace semanas. Me da por épocas y es cíclico, hace unos años ya atravesé esta fase, aunque entonces no tenía Spotify y no podía oir las discografías completas. Creo que voy a volver a salir al patio, es una hora de la tarde en que la cortina de cristales resplandece y me gusta mirarla.M+30_Slackline_012

Ayer descubrí que Glencho tiene un juguete GENIAL! Lo había visto en el río en Valencia, pero no sabía cómo se llamaba… yo lo llamaba “cuerda floja” :P… Porque eso es exactamente. Es una cinta plana tensa entre dos puntos por donde debes caminar. Estaba loca por subirme… de hecho tenía en mente abordar en el parque a los chicos que de vez en cuando la ponen y preguntarles si me dejaban probarlo. Pero esta vez el proyecto se presentó solo… me encanta!

Ayer era un poco tarde para tensarla, pero hoy en la tarde la pondremos. La única condición es que debo recogerla “bonito” cuando terminemos. 😀

Mientras tanto, pienso aprovechar la mañana paseando por el río. No creo que me vaya muy lejos en realidad, pero me hará bien sentarme un rato en solitario por el monte.

M+30_Slackline_013

Acabo de llegar del río, pasé unas cuantas horas sentada en una piedra bajo un rayo de sol. Tenía mucho tiempo sin sentirme así de bien. Pasé las horas jugando a construir un pequeño castillo de piedras en equilibrio junto a la orilla. Y también aproveché para recoger unas piedras para mi próximo proyecto… Me encanta que las cosas se hayan dado por sí mismas. Lo que me devolvió a casa fue la aparición de una araña gigantesca. Pachamama me mandaba pa´casa!M+30_Slackline_009

Cuerda: Lista!

Glencho me explicó la teoría para subirme.

Fase 1: Pie arriba, la rodilla del pie que se queda en tierra pegada a la cinta para que no se mueva y subir!

Fase 2: Desplazarse ágilmente manteniendo las rodillas flexionadas, mantenerse relajado (o la cuerda te expulsará… esto es totalmente cierto), avanzar viendo al infinito…

Se me dio tan mal… mal… mal!!! tengo el sentido del equilibrio de un pato mareado. A duras penas pude avanzar dos o tres pasos… ARG… maldición! Me habría encantado avanzar más… Creo que cuando llegue a Valencia trataré de hacerme con una… Veo pick nicks con diversión asegurada en mi futuro.M+30_Slackline_005_B

En esta ocasión el proyecto lejos de ponerme algo filosófica o hacerme pensar en la metáfora del balance y el equilibrio (que parecía lo natural), se limitó en realidad a hacerme feliz. Es una bonita memoria nueva en casa de Glenn. Ahora cuando lo pienso me veo intentando subirme y avanzar, mientras él está sentado en el extremo de la cuerda para hacerla un poco más baja (me queda demasiado alta para subirme!) mientras yo intento mantener el equilibrio, él juega a algo en el móvil y se burla un poco de mi torpeza habitual… es lo que tiene la confianza y el cariño de más de media vida… nos conocemos desde siempre.

Más fotos aquí!

Próxima semana: Clase de Orfebrería.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *