M+39: Camping!

Status:
Pedir prestado un saco de dormir: Check! (gracias Andreu!)
Sobrevivir a una semana de caos: Check!
Estar a dos horas de irme y no tener NADA listo: Check!
Tener la crisis de la maleta vs. mochila: Check!

Después de un fin de semana en el camping, mi mejor momento ha sido volver a mi cama, mullida, acolchada, repleta de cojines en forma de rol de sushi, en forma de gato, clásicos cuadrados… almohada gigantesca… que alegría! Aunque no cambiaría por nada la excelente experiencia de fin de semana que he tenido.M+39_camping_018Nuevamente está involucrada la buena gente de Los Sarrios. En esta ocasión, Oscar y Dina, junto al valiente Xisco (un schnauzer con un caracter aventurero genial!) ejercieron de anfitriones y organizadores de un fin de semana de montaña genial. Nos propusieron la idea de ir a acampar, senderismo light para pasear por el monte, parrilla y día de escalada.

Así pues, el viernes casi con lo puesto, y digo “casi” porque hice la maleta en el último minuto y metí todo como pude, hice la compra a trompicones, y a duras penas me dio tiempo de ducharme… pues eso digo… casi con lo puesto estábamos de camino al camping de Viver.

Esa noche Dina y Oscar nos dieron una lección magistral de cómo se instala una carpa para seis personas, que más que una carpa parecía una casa portable. Era brutal! podía cambiarme de pie dentro de la habitación… sí! la carpa tenía habitaciones, que en esta ocasión compartí con mi super compañera de aventuras Deneb :). Y el salón de la carpa servía para cenar con todo y mesa portatil… Acabo de descubrir que adoro el equipamiento de camping. Todo está diseñado para ocupar lo menos posible y ser lo más práctico, útil o conveniente que se pueda. Mi objeto favorito, un artilugio que parece un dinosaurio y que sirve para convertir cualquier envase en una sartén… Sí… re-leo esa descripción y es casi imposible que imaginen el objeto exacto. No tengo fotos, pero buscaré uno para enseñarlo en otra ocasión.

Mi primera noche en tienda de campaña fue inolvidable… casi imposible dormir… negocié con la esterilla todo lo que me fue posible… vuelta a la derecha, vuelta a la izquierda, de un lado, del otro… ufff… hasta que me rendí y acepté que nunca estaría cómoda y por cansancio me quedé dormida.M+39_camping_037La mañana siguiente desayunamos. Deneb y yo nos tomamos un café en la cafetería del camping, donde nos atendió Ana, una auténtica hippie, que dirige el camping junto a su pareja. Ana fue más que espléndida con la información y el mantel/mapa que nos dio y todo lo que nos contó de la zona, y después del café estábamos listas para el día de senderismo que nos esperaba.

Óscar había preparado una ruta de 17 km con 700 metros de ascensión al Pico Espadán, cosa que me enorgullezco especialmente de haber conseguido porque NUNCA había hecho una ruta de montaña tan larga y NUNCA había subido a pie a un pico. Cuando vivía en Caracas hacía paseos por el Ávila, pero nunca llegué a subirlo. (Nota mental: Queda apuntado en mi Do it List). De verdad pensé cuando empezamos a caminar que a mitad de camino  en cualquier momento, debería quedarme esperando a que subieran y bajaran, o que me tocaría desandar sola hasta el punto de partida. Pero no! llegamos al final, y debo decir que hay pocas cosas que sean más agradecidas que conquistar una meta, que pensabas que resultaría imposible… Así que fue un día muy muy muy feliz.M+39_camping_004Durante todo el camino de subida aluciné con los alcornoques que vi, y fui probando frutas que encontré: moras, uvas, aceitunas y almendras frescas… las moras suuuuper ricas, las uvas y las almendras también… pero las aceitunas crudas son lo mas horrible que he probado jamás! suuuuuper amargas y desagradables. Menos mal que las moras compensaron. Si hubiera sabido que iba a encontrar taaaantas moras habría llevado un tuperware para recogerlas y luego hacer una mermelada… mmmm… lo apunto también en mis asuntos pendientes. El paseo por el monte fue una verdadera experiencia. Repetiré.M+39_camping_005De vuelta al campamento habían llegado Moises, Saray y Nadal (un preeeeecioso cruce de podenco), también había llegado Jesús y estaban todos instalando sus carpas. Según llegamos las chicas nos fuimos directas a la ducha, y los chicos directos a preparar la parrilla, yo estaba agotada como pocas veces, tanto, que pasé del protocolo y me puse directamente el pijama y mi chaqueta para no tener frío. Mientras esperábamos nuestras hamburguesas, nos tomamos un vino blanco fresquito.

Una vez terminada la cena, con brownies de postre incluidos, me fui directa a negociar el sueño con mi esterilla, mientras todos los demás se dedicaban a practicar el levantamiento de copas como deporte oficial. Y (ante el asombro del personal) me quedé profundamente dormida… no escuché las voces, ni las veces que brindaron, ni siquiera sentí cuando Deneb se vino a dormir… caí como una roca.

Nos despertamos tarde, un poco cansada MOLIDA, soñando con un buen café y con las bondades de dormir en una cama… Así que nos tomamos el café, recogimos el campamento. El desmontaje de la super tienda de campaña fue tan espectacular como el montaje. Y nos fuimos directos a Jérica a escalar.M+39_camping_029Jérica resultó ser un lugar bellísimo, con unas vistas alucinantes, y unas escuelas de escalada brutales. Yo me sentí SUPER orgullosa de terminar una de la vías que se llama Zona, y de montar una que se llama El Principito. Terminar Zona me hizo particularmente feliz, porque es de las más altas que he hecho y voy controlando mi miedo a la altura. De momento no he sentido pánico en ninguna de las vías, y cada vez se van complicando más. Así que podemos decir que estoy satisfecha y feliz.M+39_camping_015Conclusiones del viaje de acampada:

1.- Me gusta acampar.
2.- Adoro los artilugios de acampar.
3.- Debo entrenar más cardio.
4.- Necesito una esterilla inflable.

De nuevo Gracias a todos, en especial a Oscar y Dina por adoptarnos en su carpa 🙂 y a Andreu por prestarme el saco de dormir y la esterilla. Repetiremos la experiencia cuando vuelva el calor que ya se está marchando para dar paso al invierno.

Más fotos aquí!

Próxima semana: Clase de Kitesurf!



2 responses to “M+39: Camping!”

  1. Vanessa says:

    Ayyyy amiga!! Qué bueno que pudiste dormir, porque no hay nada más atroz que no poder dormir por frío, sin sleeping, con TODA la ropa puesta y la posible almohada (morral) vacía, las vías respiratorias literalmente ardiendo y secas, con un ligero nivel de paranoia pensando que el poco sueño que se asomaba tímidamente era un síntoma hermoso de HIPOTERMIA y, por último gracias a Dios, pensando en lo poco que queda para salir junto con el Sol a seguir caminando un día más…… :(…. Lo bueno: Aprendí de la novatada y ahora,cuando voy, no me falta absolutamente nada!

    • Diana says:

      MALDICIÓN! donde fuiste a acampar? suena a que pasaste una nochecita para olvidar. Cuuuueeeentame! Yo quiero repetir, pero tengo que mejorar el estilo en general, organizarme mejor, prepararme con más tiempo… etc… lo hice demasiado apurada y me falló todo por todas partes. Pero bueno… al menos no tuve frío.

      Algún día será que acamparemos juntas?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *