To do vs. Do it… that´s the question.

Hay una pregunta reiterativa en los mails que algunas personas me escriben. Es una pregunta recurrente, formulada de distintos modos, pero que en sí significa lo mismo, desde hace meses me preguntan: ¿Cómo haces para no desistir?

Llevo 19 semanas consecutivas, aprendiendo cosas nuevas, probando nuevas experiencias, y ni siquiera por un segundo se me ha cruzado la idea de desistir. Doy por sentando que no lo pienso, porque M52 se ha convertido en el proyecto más apasionante y retador en el que me he enrolado jamás. Obviamente me hace fácil el camino, que en su inmensa mayoría se trate de hacer actividades que deseaba hacer desde hace siglos… con lo cual lejos de sentir pereza, lo que siento semana a semana, es ansiedad de que llegue rápido el día de mi próxima aventura.

También he conseguido alimentar un sentimiento que es parte de mi desde hace unos cuantos años ya…se trata de la más absoluta determinación. Siempre digo que soy una chica con suerte, pero creo que se trata más bien de los efectos secundarios de la determinación. Alguna vez he abandonado objetivos, supongo que como todos, pero cuando tengo una meta clara en mente, cuando sé hacia donde voy y qué quiero conseguir, me enfoco y trabajo en ello sin pensar en lo cansada u ocupada que puedo estar.

M52 es mi meta específica y concreta: 52 semanas = 52 experiencias. Por eso la ecuación es tan favorable… se han conjugado el deseo de cambiar, las metas a corto plazo y la determinación. ¿Suena bien no? hasta parece que el momento es el adecuado… pero esa es una MENTIRA como una casa. El momento adecuado nunca llega; incluso viendo las cosas con cierta perspectiva, me atrevo a decir que este es el peor año que he tenido para llevar a cabo este proyecto: voy excedida de curro, a penas tengo tiempo para dormir, no dispongo de unas finanzas solventes… sin embargo es el momento adecuado porque yo he decidido que así sea. Pese lo exhausta que estoy, pese que tengo que organizarme con precisión científica, pese a todo… el momento adecuado es ahora porque yo quiero que lo sea!  Este pensamiento me abruma y me emociona…

Hay otras mil cosas cosas de M52 que fui incapaz de prever cuando empecé el proyecto (de hecho el primer post de este blog lo dedicaba a este tema)…me doy cuenta de que no fui capaz de calcular la felicidad que me aportaría, ni lo bien que me haría sentir, ni la mejoría generalizada de mi humor, y mucho menos lo efectivo que sería para convertir mis “to do list” en “do it lists”. Esto he decidido clasificarlo como mi nuevo “super poder”.

Si… ya no tengo “to do lists” que se extienden al infinito o al “algún día”… tengo una Do it list, que cada semana llevo a cabo. Son metas cortas, programadas en el tiempo y accesibles, son cosas que siempre había querido hacer y que dejaba abandonadas al deseo intemporal. Pero ahora es diferente, las cosas que quiero hacer desde años las estoy llevando a cabo! y se siente bien.

A estas alturas he horneado pan, hecho escalada, yoga, construí un juguete, hice un cabecero, me subí a una moto, aprendí a hacer nudos… así hasta 19 cosas que nunca antes había hecho, quedando aún 33 cosas más por delante este año. Después de escribir esto (y aunque el lenguaje sea un poco inapropiado) lo único que me viene a mente es algo como: “Fuck the to do lists…” No pienso apuntar nada mas en listas de cosas por hacer…

Cuando empecé M52 pensé que necesitaría todo el año para notar si conseguiría cambiarme a mi misma o no. Pero solo han hecho falta algunas semanas para saber que sí que he cambiado y que cambiaré aún más.

Ahora lo que me pregunto es ¿cuanto habré cambiado al final de este viaje?..

Tenía que haberme hecho una foto antes de empezar el proyecto y una al final para compararlas… creo que esta semana me haré una (aunque ya hayan pasado 19 semanas) e igualmente haré el experimento al final… quiero saber si el cambio será palpable y visible.

De momento mis conclusiones son bastante simples, M52 se está convirtiendo en es un viaje apasionante, lleno de aventura, de días felices que apuntar en mi diario blog, de días y momentos compartidos con muchos de mis seres más queridos, donde incluso estoy haciendo nuevos amigos, donde estoy descubriendo nuevas fronteras, aprendiendo nuevas habilidades…

Siempre quise una vida llena de aventura, de momentos excitantes, de cosas nuevas que me inspirasen, y creo que, poco a poco, mis días se parecen más a lo que siempre había deseado.

The sun is shining, the weather is sweet004-01



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *