M+20: Cerveza

Status:
Aceptar sugerencias: Check.
Comprar ingredientes online: Check.
Levantarme pronto para ir a otra ciudad: Check.
Aprender a se paciente: WIP (me temo que será un eterno WIP).
Probar malta y lúpulo crudos: Check.

El pasado domingo papá y yo nos levantamos pronto (él mucho más que yo) y nos fuimos desde casa hasta la Estación del Norte dando un paseo. Me gusta salir en la mañanas, me gusta que esté fresco y tranquilo.

Una vez en la estación nos reunimos con mi amiga Deneb, ya que sus padres muy amablemente, nos cedían su cocina para preparar nuestra primera cerveza casera. Me gusta empezar a hablar en plural en estos proyectos… ya no solo son míos, son proyectos que  comparto con amigos y familia y se siente realmente bien. Es una forma de descubrir que los: “no tengo tiempo para ir de visita”, “no tengo tiempo para ver a la familia”, “hace mil que no los veo porque voy de cabeza” son también excusas. El tiempo pasará de cualquier modo… y realmente tenemos en nuestra mano decidir cómo sucederá… si durmiendo hasta tarde todos los fines de semana o cambiando de plan… reservándonos el placer de dormir hasta tarde para ocasiones especiales :).

Sí… a mi también me gusta dormir hasta tarde, pero estoy aprendiendo que no tengo que hacerlo siempre!

El caso es que pasamos casi una hora de camino a Xátiva en el tren. (También me gusta viajar en tren). Y entre la charla y los paisajes se pasó volando. Una vez en Xátiva subimos hasta casa de Deneb y saludamos a sus padres, que son personas completamente encantadoras y amables. De hecho la señora Neus nos dejó preparado un arroz al horno ALUCINANTE… me encanta este plato, y en casa no tenemos costumbre de hacerlo, así que lo disfruté muchísimo, hacía siglos que no lo comía! Y también nos preparó un postre típico de la ciudad que se llama Almoixávena. Herencia de la ocupación mora de la ciudad es un postre super rico! Está hecho a base de azúcar y canela (que me encanta). Para encontrarlo disponible en los hornos de la ciudad debe ser día jueves, que es el único día que se prepara.m+20_0015

Después de un mini-recorrido turístico por los alrededores, llegó Jose (compañero de piso de Deneb) quién es el autor intelectual (y material) de este proyecto. Deneb le contó un día de qué va M52 y nos ofreció su equipo y experiencia para enseñarnos a  hacer cerveza casera. Lo cual ha sido increíblemente divertido, ya que continúa indirectamente con la experiencia de la semana pasada, porque en el fondo hacer cerveza es también jugar a la química.

En el paquete que encargué a Ca l´Arensys vía web (una web super interesante para los que estén interesados en hacer cervezas caseras), venían los ingredientes exactos para preparar una cerveza Pale Ale (ambar estilo inglesa), con todo pesado y preparado para mezclar. Dentro del propio paquete también venía la receta con todas las indicaciones a seguir para poder prepararla. Una detallada lista que incluía las temperaturas, procesos y tiempos a tener en cuenta… Me pareció más elaborado de lo que esperaba.m+20_0027

Al principio se calienta agua, y se añade la malta para que repose durante una hora dentro. Aquí tuvimos la oportunidad de contar con la experiencia previa de Jose haciendo cerveza, quien en vez de añadir la malta directo al agua, lo hizo pero dentro de una tela amplia y relativamente fina, para convertir el preparado en una infusión gigante. De modo tal que nos evitamos el proceso de tener que colar la malta del agua en coladores cada vez más finos… Que hablando de 18 litros de agua por colar, fue un invento que nos ahorró mucho tiempo.

Luego debíamos hervir la mezcla para agregar el lúpulo. Me encanta el nombre de esta flor amarga. La asocio con lobos inevitablemente y me genera simpatía, creo que es una de esas conexiones raras que se establecen en el cerebro de vez en cuando.m+20_004

El proceso global nos llevó unas 7 horas en total, es decir que pasamos toda la tarde de domingo verdaderamente entretenidos, calentando caldos, enfriando caldos, agregando ingredientes y removiendo de vez en cuando la pócima. Siempre que pienso en la química pienso también en la magia, van dadas de la mano para mi.

Y así … tic tac tic tac… pasamos el día, hasta el momento de llevar nuestra olla hasta el garage de Jose, donde a 18 o 20 grados reposa nuestra pale ale, fermentando mientras todos esperamos que esté lista para poder embotellarla. De hecho uno de mis deberes de este fin de semana es diseñar la etiqueta que le pondremos! Serán las primeras cervezas M52. El embotellado debería ser a finales de la próxima semana, así que los mantendré al corriente!

Lo que más me está costando de este proyecto es esperar… y no me queda más remedio que esperar porque por mas que quiera no puedo acelerar los procesos. Me cuesta horrores esperar, de hecho los proyectos hasta ahora han sido casi todos “autoconclusivos”, los puedo terminar en la misma semana el mismo día que los empiezo. Así que aquí ademas de esperar a que la levadura haga su magia, estoy cultivando el fino y huidizo arte de la paciencia… ommmmmm esperaaaaaaar…. ommmmmmm no tener priiiiiiisaaaaaa…. ommmmm me estoy poniendo nerviosaaaaa… en fin… Paciencia porque no me queda otra.

Pero la historia no termina aquí… una vez embotellada trendremos que esperar dos semanas más! hasta que la levadura haya “muerto” (no creo que sea la mejor forma de explicarlo), lo que quiero decir es que no la podremos beber hasta que la levadura haya dejado de hacer su efecto en la bebida. De todas las fases pendientes prometo postear fotos y mantenerlos puntualmente informados! 😀m+20_002

Conclusiones: se confirma que me gustan los juegos de química y que sigue sin gustarme esperar.

Más fotos aquí!

Y mientras esperamos…Esta semana: Helado de Mango!



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *